Magia


Cuando
La mano cerrada
Se abre...
El puño desaparace.




                        Cuando
                        La mano abierta
                        Se cierra
                        El puño aparece.




Cuando sonr
ío
Un relámpago
En mi pupila
Flo-re-ce
Mi rostro
Re-ju-ve-ne-ce.


                        Cuando me enojo
                        Mi alma
                        Se oscurece
                        Y al instante
                        Mi semblante
                        En-ve-je-ce.


¡Me quedo perplejo
Ante el espejo!
Cuando veo viejo
Mi a
ñejo reflejo.

Luis Elías Tórtola
California.  U.S.A.  Febrero 19, 2009